manicomio


Mi abogado

– Mi abogado, el pobre, acabó en el manicomio.
– ¿Ah sí? ¿Qué le pasó?
– Perdió el juicio.